La aceña del Tío Antonio

Fábricas y molinos han sido las víctimas de un concepto de cultura que solamente valora las obras de arte como objetivo a preservar. Mientras tanto, las confederaciones hidrográficas con la ayuda de ecologistas de subvención y cara dura, se han propuesto acabar con el patrimonio fluvial.

Sin embargo, de vez en cuando me encuentro con grandes alegrías al ver cómo ruínas que daba por perdidas para siempre, se han rehabilitado. Es el caso del martinete de Calamocha o de este molino portugués en el río Coura, casi ya en el estuario del Miño/Minho que fotografié en agosto de 2006 y he reencontrado buscando hoteles para mis viajes de este año que comienza.

Para quienes no lo sepan, hay que decir que esa rehabilitación no sería posible en España, porque -normalmente- el celo de las confederaciones no consiente que se reedifique en el Dominio Público Hidráulico, tal como sucedió con el Molino Viejo de La Fresneda.

Como se puede ver, el estado del molino era penoso, pero a veces suceden milagros y lo que parecía irremediable se ha podido salvar.

Para ver cómo ha quedado, tras su reconversión, os animo a seguir el enlace a Booking y así veréis el hotel en que se ha convertido este ruinoso molino: https://www.booking.com/hotel/pt/azenha-do-tio-luis.es.html

Otro enlace interesante: https://www.galiciamaxica.eu/…/molino-as-azenhas-do…/…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *